Nagoro, el valle de los muñecos

Nagoro, el valle de los muñecos
Fritz Schumann es un fotógrafo alemán que sacó a la luz la historia de la artista japonesa Ayano Tsukimi.

Tsukimi volvió después de 11 años en Osaka al lugar que la vió nacer, Nagoro un pequeño pueblo situado en los valles de Shikoku en Japón, a su vuelta descubrió que ya no quedaba nada de la vida que ella conoció. En otra época, el pueblo, contaba con una fábrica y muchos habitantes, actualmente solo quedan 35 vecinos.

La artista decidió entretenerse plantando un huerto, pero los pájaros se comieron todas las semillas, así que cosió un espantapájaros con la cara de su padre, el resultado le gustó tanto que fue llenando el hueco que habían dejado sus vecinos con muñecos a tamaño real.

Tsukimi ha seguido recreando a sus vecinos con muñecos, que reflejan la vida anterior del pueblo, con escenas de gente trabajando, arando el campo, en la escuela o esperando el autobús. Cada uno tiene su propia expresión facial y ya tiene un censo de 350 habitantes silenciosos, que consiguen atraer a numerosos turistas. Os podéis dar un paseo con google maps.



Vía: This is colossal

Publicado por Unknown

Etiqueta

1 comentario


Lo que otros han dicho de este post

Macarena Ramírez ha comentado...

Esta historia da mucho que pensar.. me ha llamado bastante la atención gracias por compartirla.
Te invito a mi ultimo blog de diseño e ilustración!
Un saludo
http://macarenaramirezdesign.blogspot.com.es/

6 de junio de 2014, 19:28

Pues a mi me parece que: